JUEGOS ANALES

JUEGOS ANALES

El ano, quizás especialmente en un hombre sumiso, parece llamar la atención .Controlar esta parte privada extremadamente personal del cuerpo del sumiso es controlar al sumiso de una forma poderosa.

Aunque solo la gente experimentada debería practicar los juegos anales, ya que realizar estas prácticas sin conocimientos previos puede provocar desgarros, infecciones y ocasionalmente muertes.

Los juegos anales pueden implicar introducir dedos, consoladores, vibradores, huevos vibradores, rosarios anales e incluso toda una mano (Fisting)

Juegos Anales Recomendaciones básicas

1.-Proceded muy, muy lentamente, especialmente al principio.

Nunca empujéis nada rápidamente ni usáis la fuerza. El dominante debería dejar decir al sumiso lo que necesita en esta situación. La penetración anal puede puede resultar traumática a menos que los que la practican tengan una comunicación fluida.

Una aproximación excelente es dejar que el sumiso marque el ritmo .Situad el objeto suavemente en su ano y dejad que le haga << hueco dentro>> y que os diga si hay que cambiar el ángulo del objeto o la presión. El sumiso puede ir introduciendo el objeto hasta que su esfínter se relaje poco a poco, lo que sucede en unos treinta minutos .El esfínter relajado se dilatara un poco y el proceso puede repetirse.

Notad el importante papel que juega la paciencia. Dando tiempo, el esfínter puede relajarse hasta aceptar objetos sorprendentemente grandes. De esta forma a menudo puede aceptarse un consolador del tamaño de un pene o, evidentemente un pene real. Con tiempo, práctica y paciencia, el sumiso puede acomodar objetos incluso mayores

2.- Llevad guantes de látex, vinilo o plástico

Llevar guantes ayuda a mantener las cosas limpias y reduce de manera considerable las posibilidades de una infección transmitida en cualquier sentido.

Nota: es especialmente importante llevar guantes si hay una herida abierta en las manos del dominante o en el recto del sumiso. Puede ser difícil detectar las heridas abiertas minúsculas en las manos; una buena manera de hacerlo es frotar las manos con alcohol para ver si alguna herida empieza a escocer. Otro método es poner las manos en un recipiente con agua oxigenada o vinagre. Nuevamente las heridas escocerán.

Subnota: el alcohol es inflamable; por lo tanto, no lo uséis cerca de una llama abierta, y vigilad los vapores.

3.- Tened cuidado con vuestras uñas.

El recto del sumiso es exquisitamente sensible. El sumiso percibe el contorno de cualquier objeto y nota de inmediato incluso las partes muy pequeñas cortantes, duras o rugosas.

Si arañáis su recto con las uñas puede sentir, puede sentir un dolor agudo definitivamente nada erótico. Esto se cumple incluso con las uñas cuidadas, limadas y pulidas cubiertas con guantes. Una manera de ayudar a reducir las probabilidades de que esto ocurra es apuntar con las uñas lejos de la pared del recto y hacia la << línea central>> a medida que se entra lentamente. Si te gusta el fisting y eres Dominante conviene tener las uñas cortas en su mano de fisting.

Nota: un método largamente reconocido de comprobar vuestras uñas es arañaros el antebrazo o a lo largo del tríceps. Si notáis algún punto afilado, duro o rugoso, el sumiso también lo notara.

4.- Usad montones de lubricante.

Durante el juego anal casi nunca podréis usar demasiado lubricante. Un punto básico relacionado con su uso es aplicar lubricante extra antes de que notéis que se necesita más y antes de que vuestro sumiso pida más. Si esperáis hasta que pida más lubricante, probablemente habréis esperado demasiado. Recordad que los sumisos, a menos que estén entrenados de otra manera, a menudo demoran pedir algo que necesitan. No quieren correr el riesgo de disgustar al dominante haciéndolo y, por tanto (desacertadamente) se lo piensan.

El recto sangra con facilidad .Estas heridas, que pueden durar mucho incluso si se usa una cantidad copiosa de lubricante, empiezan a “quemar” desagradablemente si se tocan. Si el recto empieza a quemar la sesión puede concluir pronto. Aplicar lubricante con frecuencia ayuda a prevenirlo.

Nota de seguridad. Los lubricantes de base oleosa (aceite) rompen fácilmente los condones, guantes de látex y objetos similares. Es recomendable lubricante de base acuosa (agua) y aseguraros de que sea así.

5.-Si es posible dar un enema limpiador al sumiso antes de una sesión de juego anal.

Ver Enemas.

Fisting

La palabra fisting deriva de la palabra inglesa “puño”. Se refiere a la práctica de introducir toda la mano dentro del ano o la vagina, pero el término también se refiere a introducir con fuerza el puño en el orificio elegido.

El fisting es una práctica extremadamente delicada y gradual que puede llevar varios meses para realizarla de manera exitosa; no se trata de meter el puño redondo, la mano es introducida gradualmente en forma de “pico de ave” como si se hiciera la sombra de un pájaro en la pared. Una vez que la mano está completamente dentro, de forma natural se tiende a recogerla en forma de puño.

El fisting es una práctica donde la paciencia es fundamental. Con paciencia y deseo se logra sin afectar al recto o la vagina.

JUEGOS ANALES

Crow

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *