La meta … el final

«He cambiado todas mis rosas por un lugar cerca del fuego
por el sosiego de mi alma la negra seda de mi mano
he vendido mis esperanzas por un puñado de recuerdos
mi corazón por un reloj que sólo cuenta el tiempo muerto
ahora ya no me queda nada, desnudo estoy como el desierto
un oasis de mansedumbre está brotándome en el pecho. «
Versión libre de un poema de Susana March
grAciAS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *